Ra nos muestra  cuatro fórmulas básicas para que podamos reconocer los dilemas, al nivel del No-Ser, y los potenciales en los diferentes modelos de relación. Estás fórmulas contienen las claves numéricas de los centros que van a quedar definidos y sin definir en un diseño compuesto o vincular. Fácilmente podemos observar que aporta cada una de las partes, al estar diferenciadas en el cuerpo gráfico por diferente color (verde y el azul).

Anteriormente vimos los mecanismos de los supuestos en la fórmula de 9+0: no hay escapatoria, 8+1: dónde pasar un buen rato, (ver artículos anteriores del blog) y ahora vamos a ver las dos siguientes, 7+2: trabajo por hacer y 6+3: mejor ser libres.

img5HD7 y 2, Trabajémoslo (en inglés: “work to do”, trabajo por hacer). El trabajo por hacer es que si estás en una relación de 7 y 2, y  aquí, en este ejemplo, puedes ver que esta relación es una definición singular (todos los centros definidos están conectados), por lo que es una relación completamente integrada, y si nos fijamos en el gráfico podemos ver que hay dos centros abiertos. En el momento en que hay dos centros abiertos, significa que la pareja puede llegar a tener diferentes intereses que en última instancia les separan. Así que en el momento en que este tipo de relación tiene un problema, un miembro de la pareja sale por una ventana y el otro por la otra. Estas son parejas donde los integrantes aprenden a cómo escaparse el uno del otro, la mayoría del tiempo. Y se escapan del otro la mayor parte del tiempo por sus intereses particulares. “No, lo siento, tengo que trabajar” o “tengo que hacer tal cosa”, o bla, bla, bla, sea cual sea el caso. Hay una ventana por la que salen para NO entrar en ello.

Por cierto, al otro lado nuevamente, si estoy hablando del no-ser, cada una de estas mecánicas traerá algo negativo. En un nivel u otro va a traer algo negativo porque no hay comprensión, y en última instancia sin comprensión en las relaciones, todo lo que tienes es un juego de poder. Cualquiera que sea la forma que tome ese juego de poder, en los roles masculino/femenino, todo ese asunto, es sólo eso, un juego de poder y es cruel porque no hay nada que cambiar. Cualquier persona que quiera cambiarte, es el enemigo. Sabes, para la existencia no se trata de esto, no estamos aquí para que alguien nos cambie. Estamos aquí para ser nosotros mismos. No estamos aquí para obedecer a las demandas de alguien porque ese alguien tiene una necesidad específica y  moldear nuestra vida de una manera determinada para hacerle sentirse satisfecho. Debemos olvidamos de todo eso. Todo eso es una verdadera locura. Todo eso es una cuestión de juegos de poder. Mira, así es la mecánica. Estamos desamparados ante estas mecánicas. No es que puedas hacer algo al respecto, que uno vaya por aquí y el otro vaya por allí. Pero si el vínculo entre ellos es saludable y consciente, esto será parte de su relación. Sí, ellos tienen esos intereses diferentes, pero esos intereses diferentes no los van a separar, ya que no representa un problema, que uno esté por aquí y el otro esté por allá.

No se trata de que “tú estás allí para evitarme” o “estas allí para estar lejos de mí”. Porque no lo es. Esto es justo lo que este tipo de relación ofrece. Puedes ver que las mecánicas son algo muy simple, sólo te dan fórmulas básicas. El 9 y el 0 tienen que estar totalmente encerrados. Así que tienes que ver que hay una dinámica fundamental en tu diseño, y que esto forma parte de lo que es tu exploración cognitiva en este plano, estar tan profundamente conectado a otro ser humano como para recibir aquella profunda experiencia del otro.

Puedes ver que en el 8 y 1 tienes algo muy diferente. Lo que tienes es el comienzo de un tipo de campo de interés generacional. Esa ventana está abierta para que las parejas salgan al mundo a unirse con los demás, para hacer cosas y todo eso. Ya sabes, para involucrarse con los demás en ese nivel y ganar la apreciación del otro. Obviamente hay cosas muy positivas en eso.

Lo mismo aquí. Tenéis que ver que al nivel del no-ser, estas dinámicas crean todos los dilemas que son propios de ese nivel. Son su fundamento. Estas no son personas que hayan entrado en las relaciones correctamente, se encuentran en un 7 y un 2. Y puede que no estuvieran hechos para esto. El sólo hecho de que acaben allí, no significa que estuvieran destinados a eso, no entraron en la relación correctamente. Y pueden terminar con alguien que está verdaderamente MUY metido en eso y la relación va a ser problemática.

img6HD

6 y 3 es siempre fascinante, 6 y 3, mejor ser libres (en inglés: “Six-Three, better to be free”). Para algunos esto es un clásico. Si realmente está en tu naturaleza no estar conectado en una relación, pero aun así mantener una buena relación, lo cual ya es algo que da que pensar en el tipo de cosas que la propaganda hippy tuvo hace 40 o 50 años, lo que sea que haya sido, el 6 y 3 es algo interesante, pero para el no-ser es un desastre. Para el no ser siempre es un problema. Hay tantas formas de salir, hay tanta distracción en la relación que es muy difícil para estas parejas que presten demasiada atención al otro.

Y de nuevo, si está realmente en tu naturaleza tener este tipo de relación donde puedes pasar una gran cantidad de tiempo en tu propio tema, en tu propio espacio y conectar sólo de vez en cuando, por el valor de esa conexión, entonces esto es algo que puede ser perfecto para ti.

En otras palabras, estas son las mecánicas básicas para los tipos de conexiones que tenemos los unos con los otros. Recuerda algo. El Diseño Humano dice que si vas a vivir desde tu mente, vas a vivir una vida homogeneizada. Tienes que llegar al punto en el que comprendas que la mente ha estado involucrada en el intento de hacer frente a cosas con las que realmente no puede de ningún modo tratar. No puede. Este es el chiste más negro de todos. La mente no es capaz de cambiar nada de todo esto. NO PUEDE. Todo lo que hace es crear el sufrimiento, el dolor, la angustia, la ira, la frustración, la amargura, la decepción, todas esas cosas y acabamos con un repertorio de personas para quienes el dolor más grande en su existencia es tener que lidiar con las relaciones, y esto no es para lo que estamos aquí. Los seres de nueve centros estamos aquí para ser cognitivos, estamos aquí para mancomunar, y compartir nuestra autoridad externa y nuestra inteligencia con los demás. Estamos aquí para ser profundamente respetuosos con  otros seres humanos, porque les aceptamos por lo que son, y todo lo que esto representa. No se puede hacer nada al respecto. No puedes cambiarlos. Se conectan contigo a su manera y los resultados son los que son. Y tú te sientas detrás, en el asiento del pasajero, con atención y ves la película, tu película, eres la estrella, y ves lo que es estar aquí en este plano siendo tú mismo. Porque si confías en tu Estrategia y Autoridad, si te retiras del proceso de tomar decisiones con tu mente, llegas a entrar en las cosas de la manera en la que estás hecho para hacerlo. Llegas a encontrar a esas personas para las que estás hecho, y las combinaciones que son absolutamente correctas para ti. Porque esto es para lo que estamos aquí. Piensa en ello. La mente al tratar de controlar y organizar la vida se convierte automáticamente en una mentirosa. Es lo mejor que sabe hacer la mente, mentir. Miente para protegerse. No puede decir toda la verdad, ya que retiene esto o aquello o hay algo que no dice. Nunca se puede comunicar verdaderamente con el otro. Nunca puede liberarse verdaderamente de esa barrera que está detrás de ella que dice “será mejor tener cuidado con lo que decimos aquí porque…”. No confíes en la mente para que dirija tu vida. Todo lo que haces es permitirle que se convierta en tú mayor distorsión.

Fuente: Ra Uru HuDía de San Valentín”, 14 febrero 2010.

Traducido al español por Adrián Gleizer y Rashna Manero

Share This